MAESTROS FUERON DESALOJADOS CON BOMBAS LACRIMÓGENAS Y PERDIGONES

Marie Frank – PST Iquitos

El día 05 de Enero de 2021, con bombas lacrimógenas y perdigones fueron dispersados los docentes que llegaron hasta el frontis del Gobierno Regional de Loreto para exigir sus pagos del mes de Diciembre 2021. 

La protestase dio ante la falta de pago a 7 mil profesores de la provincia de Maynas, quienes hasta ahora no cobran sus sueldos quienes fueron duramente reprimidos por las fuerzas policiales.

“El señor Gobernador hasta ahora no ha cumplido y mentira tras mentira que el 27, que el 29, que el 30 y llegamos al 04 y no hay nuestro sueldo”, declaró el profesor Eleazar Gómez. 

El Profesor Eleazar Gómez lamentó que el Gobernador Regional Elisbán Ochoa se cierre al diálogo y no promueva mesas de diálogo con los dirigentes. Además, advirtió que la falta de pagos podría perjudicar el retorno gradual a las aulas. 

Producto de la represión dos docentes terminaron con golpes y heridas en la rodilla, que fueron provocados por los perdigones lanzados por la PNP.

Los profesores indicaron que denunciaron el hecho ante el Ministerio Público, la Contraloría y la Defensoría del Pueblo, además pidieron la destitución de la directora regional de Educación, Linda Angulo.

EL CAMINO ES LA LUCHA: Desde la Regional Iquitos del PST apostamos a que la lucha del magisterio se mantenga contra el abuso de las autoridades y se unifique con la del pueblo trabajador para exigir no sólo soluciones a las demandas magisteriales, sino también a los problemas cotidianos de los trabajadores y trabajadoras.

Llamamos a fortalecer la organización de las bases del magisterio, a través de asambleas y que se incluyan a los padres de familia para potenciar las movilizaciones en favor de una mejor educación y mejor trato a los trabajadores de este sector.

Iquitos revela la falsa lucha del Gobierno contra el COVID

Foto: Juan Arellano – Niño trabajador en Belén, Iquitos, Perú

Por Renato Achata
Dirigente magisterial de Iquitos

“No quiero morir, necesitamos un puente aéreo, yo me estoy controlando solo, mi paracetamol se me está acabando, mi nebulizador está siempre conmigo, siento que mi institución me ha abandonado”. Nos narra interrumpido constantemente por una tos seca, un joven médico internista convertido en intensivista en el Hospital Regional de Loreto, en medio de un sistema de salud colapsado y sumido en una grave corrupción.

El testimonio resume la tragedia que hoy se vive en las calles de Loreto, identificado como el pulmón del planeta pero que se asfixia por falta de oxígeno.

Pero la ineficacia e inacción del Gobierno Regional, en una región que ya venía enfrentando la epidemia del dengue y leptospirosis, llevó al actual desborde.

Aquí, luego de 30 años de neoliberalismo que desmanteló la salud pública, ningún martillazo funcionó, y por el abandono el virus se desbocó quebrando todo pronóstico.

Al inicio todo era optimismo en las calles. La frase era “no pasa nada, el Covid 19 muere en el calor”. Pero la ineficacia e inacción del Gobierno Regional, en una región que ya venía enfrentando la epidemia del dengue y leptospirosis, llevó al actual desborde.

Hasta en la muerte hay mezquindad, El MINSA mantiene la cifra de 75 fallecidos, cuando el Hospital Regional contabiliza 750 decesos solo en la semana del 02 al 09 mayo, con una tasa de muerte de un fallecido por hora, con pacientes que mueren sentados en sillas o tirados en los pasillos.

En las redes sociales que son los únicos medios de expresar algo en cuarentena, cada hora un nuevo amigo se va, cada hora una maestra clama “adiós amor, por qué te fuiste”, cada hora un padre despide a un hijo o un hijo despide a su padre. Y cada minuto muchos preguntan por el oxígeno, por el manómetro para el balón, por si saben de alguien que murió dejó su balón, y si lo alquila o lo vende.

Fuente: Euronews – Francisco Fuentes con AFP, EFE

Ante el abandono, la unidad

Incapaz y consumido por la corrupción en su gestión, el Presidente Regional, Elisbán Ochoa, ha optado por ocultarse. Pero el rol del Gobierno Central no es mejor. Por su responsabilidad se dejó contagiar a 150 médicos
al no darles debida protección. Varios ya han muerto por falta de oxígeno. El único nefrólogo de la ciudad a muerto en la primera línea y con él murió también el servicio de diálisis dejando a su suerte a cientos de pacientes. Lo mismo ha ocurrido con el único oncólogo, que ha muerto dejando sin posibilidad de atención a pacientes con cáncer en la ciudad.

El ministro Zamora llegó a la ciudad pero con las manos vacías. No trae respiradores ni camas UCI.

Para peor, funcionarios ligados a la gestión de Ochoa habían montado verdaderas redes mafiosas que se hacen de los medicamentos y los trajes de protección, para luego venderlos en el mercado negro.

En defensa de la vida y como respuesta a la muerte, convocados por un reconocido párroco, el pueblo de Loreto juntó más de un millón y medio de soles en un día para hacerse su propia planta de oxígeno con la esperanza de salvar vidas. Esta histórica acción ha demostrado que movilizados y organizados el pueblo puede cambiar su suerte.

A falta de salud médica la gente recurre a lo último: la medicina casera. Buscan cordoncillo o matico que dicen bajan la fiebre. Toman jengibre con limón. Hacen gárgaras con vinagre, queman eucalipto o toman agua de eucalipto…

Loreto, la isla bonita asentada a orillas del Amazonas, el río navegable más largo del mundo y rodeada de un gran bosque tropical cuna de la biodiversidad, clama por la vida de sus habitantes.